El dragon de frio

Ignacio Soriano, ilustrador de El Dragón de Frío. / Foto: Juanjo Benítez

Una gran ayuda para visualizar el universo en el que transcurre tanto El Dragón de Frío como los relatos de Fragmentos del Libro de Mirm son las preciosas ilustraciones creadas por el artista Ignacio Soriano. Amigo personal de Vicente Catalá, este virtuoso del lápiz y el pincel ha conseguido un excepcional trabajo a la hora de plasmar los escenarios y personajes que Vicente describe en su obra.

“Parece mentira, pero es cómo si Ignacio hubiera podido entrar en mi mente y dibujar mi historia exactamente igual a como la había imaginado. Es realmente sorprendente”, cuenta Vicente. En total son ocho las ilustraciones que se reparten por el libro, tres de ellas a doble página, y sirven para situar al lector en algunas de las escenas más importantes que se narran.

La técnica utilizada por Ignacio en estas ilustraciones consiste en el trazo a lápiz y el posterior repaso a rotulador sobre láminas de tamaño A3 (297 x 420 mm). Según explica, fue “un trabajo complicado y meticuloso” pero era necesario hacerlo en este gran formato para poder definir muy bien cada uno de los detalles y que fueran luego visibles a la hora de imprimirlos en un tamaño más pequeño. Como dato, el artista señala que llegaba a gastar uno o varios rotuladores completos para cada ilustración.

Ignacio Soriano ilustraciones dragon de frio

Ignacio Soriano dibujando. / Foto: Juanjo Benítez

El trabajo de Ignacio en la ilustración de este libro de fantasía ha sido prácticamente contiguo al de Vicente en la redacción. “Me pasaba los capítulos conforme los iba acabando de escribir. Yo los leía y elegía la situación que más me impactaba y sobre ella hacía los primeros bocetos. Vicente me daba total libertad creativa, algo que es muy de agradecer en este tipo de trabajos”.

Ignacio Soriano ha echado mano de todo su imaginario interior para plasmar los personajes de la novela. “Evidentemente la inspiración principal es la lectura del libro pero, además, he  utilizado todo lo que tengo almacenado en mi mente, desde el estilo del cómic book hasta la pintura paisajística para elaborar los fondos de las ilustraciones, haciendo una pequeña parada en el cine de terror para ilustrar algunos de los pasajes más oscuros del libro, como el dedicado al Troll”.

Como amante de la Literatura Fantástica, Ignacio señala que ha disfrutado muchísimo de la lectura del libro sobre todo por la gran variedad de personajes, los argumentos entrelazados y los giros de la trama que hacen que no puedas desengancharte de la historia.

El artista explica que le sería muy difícil decantarse por alguna de las ilustraciones del libro, aunque reconoce que hay tres que le gustan especialmente: la de El dragón de frío a contraluz tras una bola de nieve, por “su aire de misterio y porque es la que más recuerda a una ilustración clásica de cuento”; la del gigante, por “la expresividad de su rostro agotado”; y la batalla nocturna del Dragón, “por la composición del dibujo, con gran cantidad de elementos distintos: figuras humanas, perspectiva, ambiente tenebroso…”

Aunque estas tres sean las ilustraciones favoritas del autor, lo bien cierto es que todas ellas tienen una belleza especial, basta con ojear el libro para descubrirlo.

Tienas.gif
gigantes.gif
trolls.gif
dragons.gif
duendes.gif
aranas.gif
Estacas.gif
brans.gif

Ignacio Soriano es licenciado en Bellas Artes. Comenzó a muy temprana edad en el mundo del cómic, muy probablemente influenciado por el hecho de que sus abuelos tuvieran un kiosko. Siendo adolescente participó en numerosos concursos relacionados con el  cómic, la ilustración y el videojuego. Fue finalista y ganador de muchos, entre ellos, uno a nivel nacional organizado por la revista Super Juegos, premiado con una estancia en California.

Tras concluir la carrera se dedicó profesionalmente a la pintura exponiendo en múltiples salas de la provincia de Valencia y Alicante, incluso tuvo una galería propia donde exponer sus trabajos en Gandia, su ciudad natal. Además, cuenta con clientes en otros lugares de España como Madrid y Barcelona, y también en el extranjero, principalmente Francia e Inglaterra. Actualmente, continúa realizando obras por encargo, trabajo que combina con las exposiciones y con la docencia artística.

El dragon de frio