¡Saludos de nuevo a todos! Continuamos con una aportación con unos protagonistas muy especiales: los duendes.

Con este calor a veces es muy difícil dormir. Damos vueltas y vueltas en la cama sin poder cerrar los ojos. Pero recordad que si antes de acostaros veis un gato negro rondando cerca de vuestra casa, puede ser de gran ayuda estar bien despiertos (esos duendes son muy escurridizos) Nueva obra en nuestra sección “Dragones y dibujos”

El siguiente dibujo también nos llega desde Gavina Llibres. Su autor: Héctor Burguera.

Héctor Burguera-Gavina Llibres

Héctor Burguera- Duende

“- Pasó un tiempo en que no sucedió nada. Yo estaba acostado, con los ojos cerrados como te he dicho, y con los oídos alerta, pendientes de cualquier ruido que irrumpiese en la habitación. Pero sólo oía el sonido de mi propia respiración y los ruidos nocturnos del bosque más allá de mi ventana. No me atrevía a moverme ni una pulgada. Un miedo interno hacia aquel ser desconocido al que me enfrentaba me mantenía paralizado en medio de la cama. También estaba preocupado porque temía despistarme y quedarme realmente dormido encima de la sábana. Además, empezaba a tener dudas sobre mi plan… Pero entonces, oí aquellos pasitos. Eran menudos y casi imperceptibles. Al principio parecían algo indecisos, aunque pronto marcaron una carrera hasta el borde de mi cama. Yo estaba acostado sobre mi lado derecho; aquella criatura empezó a escalar el colchón justo por detrás de mi espalda y noté pequeños tirones en la sábana. Lamenté por un momento mi mala suerte. Si la hubiese escalado por delante de mí, sólo habría tenido que extender los brazos para cogerle. Pero lo estaba haciendo por el lado contrario. Yo debía volverme y tratar de cogerle en un rápido movimiento de todo mi cuerpo, disponiendo así de menos ventaja para atrapar su escurridizo cuerpo. Pero los duendes son seres astutos, como te he dicho, y seguramente previó su venta, por eso eligió acercarse por mi espalda…”