¡Saludos a todos! Volvemos con más fuerza. Nos encanta que “El Dragón de frío” sirva de trampolín para que nuestros concursantes nos lleven con su imaginación más allá de nuestras historias. La siguiente participante es un buen ejemplo de ello, con una obra que entra directamente en nuestra sección: Dragones y dibujos.

El siguiente dibujo nos llega desde Ambra Llibres. Su autora: Irene Arcos.

Irene Arcos- Dragón de frío

“Pero lo que nadie sabía es que los Dragones Oscuros habían dejado descendencia, los que después se conocieron como los Dragones de Frío Blancos, que permanecieron escondidos entre los hielos del Norte durante muchos siglos de las cuentas de los hombres. Los Dragones de Frío Blancos eran de menor poder que sus padres, pero más inteligentes e igualmente temibles. Su piel era blanca y sus escamas transparentes atrapaban en su interior los copos de nieve más gélidos…

Cuentan las leyendas que realmente eran seres bellos. Nada en la tierra era tan hermoso, y cuando salieron de sus guaridas, los hombres los admiraron, puesto que hacía mucho tiempo de la muerte del último Dragón de Frío Oscuro y ya nadie recordaba el terror que envolvía a tales criaturas. Pero llegó el momento en que los Dragones de frío abrieron de nuevo sus alas y desplegaron orgullosos su poder sobre la Tierra, y entonces sobrevino otra vez la guerra entre hombres y dragones, porque estos últimos querían vengar la muerte de sus padres, acaecida muchos miles de años atrás. Pero los hombres ya no sólo tenían espadas, sino también poderosos reinos. Los antiguos Reinos del Norte, comandados por el Gran Rey Supremo Drowen. Formaron una alianza para luchar contra los dragones de frío y, nuevamente, muchos hombres perecieron persiguiendo la muerte de esas criaturas, Mataron a muchas de ellas, a tantas que finalmente sólo quedó una, la más inteligente e todas ellas, y también la más poderosa. Su nombre es Lûnuen, o también, Lûnuen el Cruel”