¡Saludos de nuevo! ¡Nueva obra en Dragones y dibujos! Rayos, truenos, viento y lluvia terrible. Las tormentas de Verano rugen por nuestra tierra ¿Os imagináis si a semejante repertorio se uniese un Dragón de frío? ;D Nuestro próximo participante sí.

El siguiente dibujo nos llega desde Ambra Llibres. Su autor: Marc Furió.

Emmanuel Furió

“Lûnuen levantó la parte posterior de las alas y comenzó a descender hacia la fortaleza. Estaban ya muy cerca cuando Lucía vio más cosas. Alrededor de cada torre no había murallas protectoras como cabía esperar de un castillo, sino casas. Casas sencillas, casas de paredes de piedra y techos de teja. Casas con ventanas enrejadas y macetas de flores. Casas con puertas delgadas que guardaban la llave escondida bajo los felpudos. Casas de un pueblo de carácter alegre y confiado, un pueblo que no construía murallas porque no esperaba ninguna amenaza por tierra, pero que, en cambio, levantaba torres para defenderse del peligro que los acechaba desde las alturas. Siempre lo habían tenido presente. El Dragón de Frío se acercaba…

Sus habitantes corrían por las calles enlosadas. Muchas confluían en pendiente hasta una plaza semicircular cuyo lado recto formaba el largo muelle de piedra de un puerto lleno de barcos amarrados. En los dos extremos de la plaza, otros dos muelles construidos con troncos recios y apuntados se internaban en el mar, adentrándose en la oscuridad más allá de la luz de las hogueras.

El dragón descendió hasta el mar y rozó el agua con las alas. Después voló recto hacia la ciudad. Los brazos del puerto los acogieron cuando el dragón sumergió parte de su cola en el agua y voló cortando la superficie formando una estela recta y profunda como el tajo de una espada. Entonces el hielo brotó de su interior, emergiendo de la estela y extendiéndose como una onda por las aguas resguardadas entre los muelles de madera…”