Para todos aquellos que queráis participar en nuestro concurso de dibujo, os dejamos un pequeño regalo: Un fragmento de “El escultor de estrellas” Pero recordad, podéis dibujar sobre cualquier pasaje de la novela.

¡Ánimo! Este verano atrapad vuestro propio Dragón de Frío.

“Los Gigantes de Garganta de Dragón fueron la única estirpe de gigantes que logró tener amistad con los dragones. Todo el mundo sabe que ambas criaturas, gigantes y dragones, son de especies enemigas; siempre han combatido una contra la otra. Pero hubo un tiempo que ya nadie recuerda, en el que existió una tregua entre ambos linajes, y algunos gigantes lograron trabar amistad con unos pocos dragones de fuego. Gracias a aquel vínculo, los gigantes y los dragones llegaron a intercambiarse algunos de sus poderes. Los gigantes regalaron a los dragones una parte de su gran tamaño, de modo que los cuerpos de éstos crecieron en estatura y fuerza, volviéndose así más poderosos. Por otra parte, aquellos gigantes, al ceder su don, menguaron un poco en comparación con el resto de su especie, transformándose en unos gigantes de menor estatura, aunque de igual fuerza. Por su lado, los dragones regalaron a aquellos gigantes parte de su fuego interior, un fuego que los gigantes atesoraban en sus gargantas y que rara vez utilizaban.

Pero los dragones, a diferencia de los gigantes, no sufrieron ninguna pérdida por el regalo de su atributo, puesto que el poder de su fuego no tiene límite, y sin límite lo pueden ceder. Entonces la tregua concluyó y se reveló que todo había sido una gran trampa urdida por los dragones. Sus nuevos y poderosos cuerpos volaron por encima de los Gigantes de Garganta de Dragón dispuestos a derrotarlos, pero no lo lograron, puesto que estos consiguieron huir a tiempo y se dispersaron por las tierras del mundo conocido.

Ahora, uno de aquellos gigantes despertaba al lado del globo de Vaniar.”

el dragón de frío

el dragón de frío

 

El Dragón de Frío. Fragmentos del libro de Mirm.

Vicente Catalá Burguera.