Desde luego, nunca hubiese dicho, que “El Principito” fuese una fuente de inspiración para escribir “El Dragón de Frío”.

Y es que la obra del francés Antoine de Saint- Exupéry (el libro francés más leído y traducido) nunca llegó a caer en mis manos de niño. Si hago memoria, recuerdo haber visto una película sobre el personaje, pero también recuerdo vagamente que no alcanzaba a entender la historia. Ya de pequeño presentía que lo que allí se contaba, iba más dirigido a un mayor que a un niño.

Tres décadas después, un ejemplar cae en mis manos de manera casual, y casi sin ganas (y por descarte de otras opciones) lo empiezo a leer. No entraré en las interpretaciones de la historia, en su simbología y en sus personajes, lo que sí me sorprendió de aquella pequeña novela, fue su frescura. Para mí, desde mi limitado entender, El Principito es una novela transgresora que rompe los esquemas del cuento clásico. Corta las ataduras de cómo debemos (o yo entendía que debíamos) escribir. Su estilo y su planteamiento totalmente libre, su exposición del contenido, y los saltos fantásticos entre sus distintos capítulos, son una auténtica lección de libertad.

Es una novela muy cortita y la leí en apenas un día, y de ella saqué una conclusión básica: “Di lo que quieras decir y escríbelo como quieras”. Para mí, esta frase,  debe de ser el pistoletazo de salida para cualquier escritor novel (tal y como yo lo soy).

Una vez El Principito rompió mis esquemas de lo preconcebido, en menos de dos días, empezó a surgir la historia de “El Dragón de Frío” de la nada.

Es cierto que el contenido de la historia de El Dragón y de los cuentos recogidos en el “Libro de Mirm” beben de otras fuentes distintas a la de El Principito. Pero fue la obra de Saint- Exupéry la que apadrina su nacimiento. Por todo ello, le quiero dar las gracias, allá donde esté.

(Quiero imaginar que lee esto en uno de sus planetas de fantasía y que se le dibuja una sonrisa en la cara)

De nuevo, gracias.

El Principito de Antoine de Saint Exupery

El Principito de Antoine de Saint Exupery